Ojo con las “banderas rojas” en las relaciones amorosas

Una bandera roja es una señal de alerta que indica que debemos hacer una pausa para dar el siguiente paso. En el campo de las relaciones de noviazgo o de pareja son comportamientos abusivos de los que tenemos que estar pendientes para poner límites y ubicarlos en una balanza para seguir o no con esa persona.

“Si una relación te transmite bienestar, tranquilidad y armonía, seguramente tu cuerpo se dará cuenta a través de lo que vas experimentando en tus sensaciones y pensamientos, pero debemos hacernos caso cuando algo nos incomoda y no nos hace sentir bien. Es preferible no dejar pasar detalles que nos parezcan sutiles o acciones descaradas que indican que no vamos por buen camino”, nos dice Paz Aráuz, sicóloga de Grupo Venancia. Ella también nos advierte que “hay que abrir los ojos a tiempo para reconocer las señales de que estamos en una relación con una persona violenta, abusiva y maltratadora. Hay que tomar conciencia que una pareja así no te merece”, comenta.

A continuación algunas señales de ‘bandera roja’ en una relación amorosa, en especial cuando comienza:

  • Se hace el protector, pero en el fondo es celoso y controlador: puede aparentar estar pendiente de vos en todo momento, pero una cosa es estar preocupado por tu seguridad y otra querer saber todos tus pasos y controlar tus movimientos porque es inseguro, no confía en vos y se siente “tu dueño”. Las personas no somos objetos propiedad de nadie. ¡No lo olvidés!
  • Te pone como “centro de su vida”. Esto, al contrario de mostrar que está perdidamente enamorado, puede indicar que le hacen falta objetivos propios y puede rayar en la obsesión. Comportamientos de este tipo, al inicio pueden halagarte, pero a la larga llegan a asfixiar, además, porque lo más seguro es que desee que hagás lo mismo. Esto va escalando y luego te piden la contraseña del celular y tus redes sociales como “señal de confianza” y prueba de amor. Todo esto es control y violencia. Recordá que el amor es una parte de la vida, no es el todo, y que cada cual tiene derecho a su propio espacio.
  • Se siente tu “rey”: hay hombres que se ponen la corona solitos y asumen que la novia o pareja debe cumplir sus deseos. Por eso se sienten con “derecho” de darte “permiso” para que tengás o no amistades, para ir o no a lugares que a vos te gustan, e incluso, para insinuar que te cambiés de ropa o no te maquillés. Lo pueden decir con bromas, una gran sonrisa o anteponiendo la frase “te ves más bonita” o “¿estás segura que vas a ir así?”… Como dice la cantante Vicky Carr, “ni princesa ni esclava, simplemente mujer”.
  • Habla mal de sus ex. Si cada vez que te cuenta algo de sus ex él siempre es la víctima y ellas unas locas y malvadas, ¡cuidado! También puede ser que clasifique a las mujeres “para casarse” o para “pasar el rato”, un hombre con este tipo de comentarios es un machista que querrá hacerte encajar en su idea del rol que debe ocupar su pareja.
  • Se burla de tus intereses. Si a cada rato desacredita tus elecciones o te critica por cosas que te gustan van por mal camino, ya que una persona que te respeta y quiere no intenta desvalorizarte o bajarte la autoestima. Incluso, si en una discusión usa información personal para burlarse de vos, es una enorme bandera roja de alerta.
  • Se hace el inútil para que le apoyés. Una cosa es apoyar a la pareja en situaciones puntuales y otra que se haga costumbre y asumás tareas que más parecen de papá y mamá, que de novia o compañera de vida. Cada persona tiene que hacerse responsable de comprar y alistar su ropa, asegurar su comida, llevar y pagar sus cuentas o cumplir con responsabilidades de estudio o laborales. Recordalo: ¡no sos su niñera ni su asistente personal!
  • Ataques ‘colerientos’: cuando por todo y nada reacciona con enojo y violencia, sea hacia vos, sus seres queridos, gente extraña, mascotas o incluso objetos. Esto indica que es una persona que no canaliza sus emociones de forma sana o carece de empatía con las demás personas. Preguntate si alguna vez has dejado de hacer algo por temor a que se enfade. ¿Tiene sentido temerle a la persona que amás y dice amarte?

Fuentes documentales:

2 comentarios en “Ojo con las “banderas rojas” en las relaciones amorosas

  • Mi actual novio (33) y yo (32) llevamos 3 meses y medio juntos, y me tiene super confusa. No se que pensar ni que sentir, aunque el sentimiento que predomina es el de la inseguridad. Su pasión siempre fueron las mujeres, pero dice que nuestra relación la está tomando muy en serio y que no me va a mentir. Al principio con solo dos semanas (ya se había quitado Tinder) apareció una tal Saray de Tinder con la que no llegó a pasar nada ni se vieron en persona pero con la que mantenía largas conversaciones por whatsapp. El me dijo que tenia curiosidad de conocerla ya que llevaban mucho tiempo hablando por escrito. Yo no lo entendí y al principio le dije que ok, que quedara con ella mientras tuviera claro lo que quería. El me dijo que no quería acostarse con ella, solo conocerla. Más tarde a mi me entró la inseguridad y le dije que no entendía que interés era ese de conocer a una de Tinder cuando estaba empezando una relación conmigo. Así que borró su número y dijo que ya se le había quitado el interés de quedar con ella. Más tarde ella le escribió y medio se pusieron al día de nuevo. El no me dijo nada hasta que le pregunté si habían vuelto a estar en contacto a lo que el me dijo que sí, que ella le volvió a escribir y que no podía hacer nada al respecto.
    Y me volvió a decir que si quedaban que yo lo sabría. Ese mismo domingo cuando volvió a su casa desapareció desde las 18:00 pm hasta las 8:00 am del día siguiente. Y me dijo que se había quedado dormido muy temprano. Yo no le hice ningún tipo de pregunta, pero obvio se me pasó por la cabeza que seguro había quedado con Saray, o con quien sea. Con el tiempo, éste raro inciso se me fue de la cabeza. Tiempo más tarde fuimos al gimnasio y había una chica negra muy guapa. El se quedó atónito con su culo y me comentó su había visto el culazo de esa mujer. Yo de nuevo, tratando de no ser celosa y abierta de mente corroboré el comentario, ya que obviamente la mujer estaba de buen ver. Recientemente vi que reaccionó con un icono de fuego a varias stories del instagram de una chica argentina con la que se estuvo acostando en el pasado. La chica estaba en tetas y la foto era, por explicarla de alguna forma, casi pornografica. El y yo hablamos sobre lo de reaccionar en redes sociales a fotos de ese estilo de quien sea, ya fueran exes, ex líos o quien sea, y me dijo que no había que darle tanta importancia a esas cosas, era simplemente una reacción y no significaba nada. Le pregunté si a veces se calentaba y me dijo que sí, que a veces sí, pero que eso no significaba nada. Más tarde tuvimos una conversación en la que me dijo que ciertamente cuando salía de fiesta y había alguna mujer hermosa, se le pasaba por la cabeza la idea de llevársela a la cama. O al menos pensar, que si estuviera soltero, podría haberlo hecho. Y yo, toda comprensiva le dije que bueno, que esas cosas podían pasar. Entre medias de todas estas historias hay una persona buena, que se que me quiere, pero que no tiene remedio con las mujeres, y yo me pregunto si esto puede tener solución, ya que él dice que cada vez se tiene más fé. Pero yo me encuentro en una posición muy delicada ya que quiero dejarle a su aire y que sea feliz, pero no a costa de mi felicidad y mi tranquilidad emocional. El hace esfuerzos por darme seguridad, pero las cosas empezaron así, y entre medias ocurre lo contado. Decidme por favor, a esta ciega de corazón, si no son suficientes “banderas rojas” para llevar 3 meses y medio. Ah, y me olvidaba del gran detalle. Previa a esta relación, él y yo fuimos amigos del alma durante un año. Asi que lo conozco bien…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.