Ojo con las “banderas rojas” en las relaciones amorosas

Una bandera roja es una señal de alerta que indica que debemos hacer una pausa para dar el siguiente paso. En el campo de las relaciones de noviazgo o de pareja son comportamientos abusivos de los que tenemos que estar pendientes para poner límites y ubicarlos en una balanza para seguir o no con esa persona.

“Si una relación te transmite bienestar, tranquilidad y armonía, seguramente tu cuerpo se dará cuenta a través de lo que vas experimentando en tus sensaciones y pensamientos, pero debemos hacernos caso cuando algo nos incomoda y no nos hace sentir bien. Es preferible no dejar pasar detalles que nos parezcan sutiles o acciones descaradas que indican que no vamos por buen camino”, nos dice Paz Aráuz, sicóloga de Grupo Venancia. Ella también nos advierte que “hay que abrir los ojos a tiempo para reconocer las señales de que estamos en una relación con una persona violenta, abusiva y maltratadora. Hay que tomar conciencia que una pareja así no te merece”, comenta.

A continuación algunas señales de ‘bandera roja’ en una relación amorosa, en especial cuando comienza:

  • Se hace el protector, pero en el fondo es celoso y controlador: puede aparentar estar pendiente de vos en todo momento, pero una cosa es estar preocupado por tu seguridad y otra querer saber todos tus pasos y controlar tus movimientos porque es inseguro, no confía en vos y se siente “tu dueño”. Las personas no somos objetos propiedad de nadie. ¡No lo olvidés!
  • Te pone como “centro de su vida”. Esto, al contrario de mostrar que está perdidamente enamorado, puede indicar que le hacen falta objetivos propios y puede rayar en la obsesión. Comportamientos de este tipo, al inicio pueden halagarte, pero a la larga llegan a asfixiar, además, porque lo más seguro es que desee que hagás lo mismo. Esto va escalando y luego te piden la contraseña del celular y tus redes sociales como “señal de confianza” y prueba de amor. Todo esto es control y violencia. Recordá que el amor es una parte de la vida, no es el todo, y que cada cual tiene derecho a su propio espacio.
  • Se siente tu “rey”: hay hombres que se ponen la corona solitos y asumen que la novia o pareja debe cumplir sus deseos. Por eso se sienten con “derecho” de darte “permiso” para que tengás o no amistades, para ir o no a lugares que a vos te gustan, e incluso, para insinuar que te cambiés de ropa o no te maquillés. Lo pueden decir con bromas, una gran sonrisa o anteponiendo la frase “te ves más bonita” o “¿estás segura que vas a ir así?”… Como dice la cantante Vicky Carr, “ni princesa ni esclava, simplemente mujer”.
  • Habla mal de sus ex. Si cada vez que te cuenta algo de sus ex él siempre es la víctima y ellas unas locas y malvadas, ¡cuidado! También puede ser que clasifique a las mujeres “para casarse” o para “pasar el rato”, un hombre con este tipo de comentarios es un machista que querrá hacerte encajar en su idea del rol que debe ocupar su pareja.
  • Se burla de tus intereses. Si a cada rato desacredita tus elecciones o te critica por cosas que te gustan van por mal camino, ya que una persona que te respeta y quiere no intenta desvalorizarte o bajarte la autoestima. Incluso, si en una discusión usa información personal para burlarse de vos, es una enorme bandera roja de alerta.
  • Se hace el inútil para que le apoyés. Una cosa es apoyar a la pareja en situaciones puntuales y otra que se haga costumbre y asumás tareas que más parecen de papá y mamá, que de novia o compañera de vida. Cada persona tiene que hacerse responsable de comprar y alistar su ropa, asegurar su comida, llevar y pagar sus cuentas o cumplir con responsabilidades de estudio o laborales. Recordalo: ¡no sos su niñera ni su asistente personal!
  • Ataques ‘colerientos’: cuando por todo y nada reacciona con enojo y violencia, sea hacia vos, sus seres queridos, gente extraña, mascotas o incluso objetos. Esto indica que es una persona que no canaliza sus emociones de forma sana o carece de empatía con las demás personas. Preguntate si alguna vez has dejado de hacer algo por temor a que se enfade. ¿Tiene sentido temerle a la persona que amás y dice amarte?

Fuentes documentales:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.