Crisis combinadas aumentan migración y violencia machista, dicen mujeres de comunidades

El mundo rural de Matagalpa y Jinotega vive una fuerte crisis que repercute de diferentes maneras en mujeres, niñas y hombres de las comunidades. La difícil situación económica ligada a la falta de empleo y oportunidades ha disparado la migración irregular, la minería, la delincuencia y la violencia machista que afecta principalmente a niñas, adolescentes y mujeres del campo en estos departamentos. Son las principales reflexiones de 40 mujeres de diferentes edades que se reunieron en días pasados para hacer un alto en el camino, compartir los sentires frente al contexto, sus principales problemáticas y los sueños para el futuro inmediato.

Para comenzar la sesión se sacudieron todo lo malo con unos ramitos de ruda y albahaca, unas brujitas amigas les hicieron predicciones positivas a través de las cartas de un tarot feminista y encendieron velas invocando buenas vibras a nivel individual y colectivo. Luego las mujeres ubicaron en un mapa dónde se encuentran sus comunidades, contaron qué hace famoso al sitio donde viven y cómo han cambiado las cosas en años recientes.

En este encuentro intercomunitario las participantes compartieron las situaciones que les preocupan en la actualidad, algunos de los temas mencionados son:

  • Migración irregular masiva
  • Minería artesanal destruye la tierra y contamina las aguas
  • Situación económica crítica, precios suben y no hay cómo cubrir necesidades básicas
  • Crisis emocionales se han disparado, en especial de familiares de migrantes; hay muchas personas con problemas de salud mental
  • Falta de financiamiento a la producción
  • Escasez de agua
  • Recursos limitados para comprar alimentos afecta la nutrición y aumenta la deserción escolar
  • Violencia y explotación sexual aún más normalizada, aumento de femicidios y desapariciones de niñas
  • Hay más delincuencia común y un aumento de drogadicción ligado a violencia
  • Organizaciones perseguidas y cierres afectan el tejido organizativo y los procesos de empoderamiento personal y colectivo
  • Debido a cierres de organizaciones de mujeres, agresores afirman no tener miedo de violentar porque saben que “no pasa nada”
  • Instituciones no atienden problemáticas y han bajado las denuncias
  • Incremento de enfermedades, la pandemia y poco acceso a medicamentos
  • Falta de libertad de expresión
  • Campañas de desprestigio hacia líderes comunitarias

Después de este momento hablaron de las problemáticas que quisieran transformar. Para ello se dieron permiso de soñar la comunidad que merecen, escribiendo en un mural sus aspiraciones. Muchas hablaron de más empleo, familias unidas nuevamente, organizaciones de mujeres funcionando, apoyo a la producción, acceso a la justicia, libertad en todas sus expresiones y una vida libre de violencia, entre las principales. Algunas comentaron que hacen falta las reuniones y capacitaciones, y que, a pesar del contexto, se sienten con fuerza y esperanza de que la situación cambie para bien.

Encuentro intercomunitario de mujeres rurales de Matagalpa y Jinotega

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.