Cuando tu hija adolescente se enamora de un adulto… (parte I)

Marina está desesperada. Acaba de descubrir que su hija de 13 años anda desde hace tres meses con un hombre de 28 de una comunidad cercana. Él comenzó a enamorar a la niña y pedirle que se vieran a escondidas. Cuando ella la encaró, su hija le respondió que estaba “enamorada” y si la seguía fregando se iba a ir con él “con su gusto” porque él le había prometido “ponerle casa y hacerla su mujer”.

Aunque en las zonas rurales de Nicaragua las uniones tempranas son muy comunes, esta familia tenía otros planes con su hija, ya que es excelencia académica en la escuela y su sueño es graduarse del bachillerato. Como madres y padres de familia es importante tener información que ayude a las hijas a reflexionar en el campo amoroso, y a explicárselo con modo, para evitar que regaños, castigos y prohibiciones más bien apresuren que se vayan con hombres sin escrúpulos.

En nuestro país si un hombre adulto quiere tener como “novia” o “pareja” a una chavala mayor de 14 años y menor de 16 donde hay relaciones sexuales de por medio, comete el delito de estupro, y cuando el hombre es su maestro, guía espiritual o tutor, entre otros aspectos, comete estupro agravado. Pero la ley poco vale cuando la misma chavala ni la familia tienen conciencia de esto. De fondo hay un combo perjudicial entre el machismo cotidiano, la normalización de este tipo de delito y los mitos del amor romántico.

“Las expectativas sociales nos hacen pensar que la mujer tiene una sola forma de realización personal: a través de una relación amorosa en la que amamos sin condiciones y entregamos todo porque esperamos que así sea del otro lado. Así entregamos nuestra libertad, renunciamos a nuestra familia, a nuestros sueños, e incluso, por el miedo a quedarnos solas, podemos aceptar situaciones de control o violencia”, nos explica Ruth Marina Matamoros, sicóloga feminista con amplia experiencia en este tema con adolescentes.

Para la sicóloga esta forma de socialización nos empuja a colocar en el centro de la vida al amor, a conseguirlo y conservarlo. “Aunque la mujer estudie, trabaje, haga muchas cosas, esto queda en segundo plano a la hora de encontrar el amor.  Y no es que siempre nos lo impongan, es que crecemos queriendo ese amor ideal construido por mitos e ideologías que se meten en nuestra forma de pensar y sentir. Aprendemos a desear esa forma de ser amadas. También puede ser que esa socialización nos empuje a querer una vida independiente y de adulta teniendo pareja y después se choca con una realidad bien diferente a la que te prometieron”, acota Ruth.

Una menor de edad no puede consentir

Cuando las chavalas son menores de 14 años, sin importar que ella haya accedido a tener relaciones sexuales, la ley lo considera violación, y si es mayor de 14 aplica el delito de estupro. Hay que aclarar que el consentimiento de la víctima para caer y acceder a tener relaciones sexuales es debido a los engaños empleados por el adulto, sostiene Ruth. “Yo estoy convencida que dicen que sí, más por miedo a perder a esa persona que promete ser responsable y amorosa, que por el convencimiento propio de esto me gusta o me conviene. Entonces ahí se emplea la presión y la insistencia, el crearles una ilusión.  A veces las chavalas pueden dar el sí sin estar muy seguras, pero luego si quieren decir que no, su NO es irrespetado. Es como si hubiera firmado un cheque en blanco y no hay marcha atrás”, destaca la terapeuta.

Además advierte que no es correcto repetir ese argumento de que la chavala “también quería”, porque “esas decisiones son tomadas dentro de las limitaciones de su falta de poder por edad, género, clase, educación. Esas ‘decisiones’ se revierten en daños a su presente y futuro que les impiden llegar a ser las protagonistas de sus vidas”, nos dice la especialista.

¿Cómo podemos prevenir esto?

La sicóloga Ruth Marina nos comparte estas primeras recomendaciones:

  • Comunicación constante y sobre todos los temas. Desde que están pequeñas debemos desarrollar la confianza con ellas, que sepan que pueden hablar de cualquier tema, y ya cuando la edad lo permite, compartir vivencias sobre el amor, las relaciones de pareja y la sexualidad.
  • Es importante que veamos la sexualidad como algo sano y bueno para nuestras vidas (incluyendo la prevención de embarazos cuando salga la plática). Hay que hablar de sexualidad como derecho y no como algo que es pecado o que debe esconderse porque es sucio o vergonzoso; pero también es fundamental que sepan que su cuerpo es suyo y nadie debe presionarlas para tener relaciones sexuales, mucho menos sin ninguna protección. Tener sexo no es un “regalo” o “prueba de amor”, es una decisión que debe estar ligada al derecho al placer y tiene que hacerse con responsabilidad.
  • Como madres y padres podemos tener limitaciones porque no dominamos todos los temas, pero se vale decir “no sé” y buscar información para aclarar las dudas.
  • Preguntemos a las hijas cuáles son sus sueños, hablemos de proyectos de futuro para que entiendan que la vida no se centra solo en su relación de noviazgo. Hay que apoyarles a identificar intereses, hacer planes de vida, enlistar qué quieren hacer dentro de un periodo de tiempo y los pasos para llegar a esas metas.

9 comentarios en “Cuando tu hija adolescente se enamora de un adulto… (parte I)

  • Que se hace en mi caso tengo una adolescente de 15 años mujer. Que mantuvo una relación con un hombre de 43 años. Ella dice quererlo. Y no poder vivir sin él . Que se hace en ese caso.

    • Es complicado entender o aceptar ese tipo de relaciones, la diferencia de edades de inmediato da desconfianza. Pero no necesariamente tiene que haber malas intenciones por parte de la persona mayor, puede ser que realmente hayan congeniado, con el tiempo se hayan encariñado y haya amor real. De cualquier forma debes estsr en mas contacto con tu hija, platicar de sus planes, de ser posible conocer y convivir con la persona que ella eligio para estar a su lado.

    • SOY UN HOMBRE DE 47 AÑOS y me enamore de una niña de 14 años no hemos tenido relaciones sexuales ni le he dado un beso, se que es un delito y que en mis esquemas de valores no es bueno, pero eso no es obstáculo para sentir a mor por ella, ella me habla y dice que me ama mucho y que soy el único amor de su vida, nos mensajeamos y nos decimos cosas de novios, hemos tenido conversaciones subidas de tono pero nada a la realidad. hace poco ella se distancio y se que ahora tiene un acercamiento con un muchacho de 25 años, todo cambio ya no nos hablamos como antes. por una parte digo que asi son las cosas pues yo soy muy grande para ella, pero dentro de mi siento un dolor muy grande pues la amo y eso no cambiara nada. a hora quiero alejarme con todo el dolor de mi corazón sabia que era una locura estar enamorado de una niña, pero me paso, tengo años divorciado y había tenido varias parejas adultas pero no formalizaba nada, ahora que busco información, para comprender lo que me esta pasando, si hubiera alguna persona que me diera un consejo o una orientación estaría agradecido por lo pronto me pondre a trabajar en mi a trabajar en proyectos, pero de que uno se puede enamorar de una niña si se puede. y eso es algo que inevitablemente se da. sin llegar a las bajezas o a manipular solo se da y ya.

      • Yo tengo 25 años y me gusta una niña de 12 años pero se que no podré tener nada con ella hasta que sea mayor de edad 18+ de lo contrario tendré problemas con la ley , hay algunas chicas de 12 años que se an desarrollado más y tienden a atraer a hombres mayores pero eso es , una ilusión , algún día podrá pasar algo entre ella y yo, por ahora, nada.

      • Pero no sé si es un delito yo tengo 11 años y me gusta alguien del trabajo de mi mama me gusta tanto pero es mayor que yo y no me se el monbre de el ni el numero para escribirle y tiene una mujer y un hijo no se como aserle

  • Con el debido respeto a las del sexo femenino en mí país como en la mayoría de Latinoamérica las niñas a muy temprana edad tienen relaciones sexuales no por abuso del adulto ni por qué sea sugestionada antes de todo quisiera acotar esto no hay violación inclusive eso se ve en todos los estratos sociales es innato ese sentimiento esto siempre se verá mal no es estereotipo normal y eso está sucediendo desdé muchísimo tiempo y ahora mas con el auge del internet acceso a páginas donde fácilmente entran fácilmente yo mismo he presenciado por años estas cosas inclusive el madres que pareciese no les importa q sus hijas se APEGUEN a un adulto esto ya está enquistado ¿ Cómo detener lo ? eso es por ejemplo cuando educas a un hijo varòn con los valores más altos y se tuerce acoto algo más tienen una habilidad innata para esconder una relación secreta es por eso a las madres que vean este comentario sean maliciosas en todo momento

    • No entendes nada las niñas de temprana edad no tienen relaciones sexuales con adultos las niñas a temprana edad están siendo acosadas abusadas y violadas

      Y eso que vos decís que los padres no se preocupan por sus hijas esos casos son matrimonios infantiles donde las niñas y adolescentes son forzadas y obligadas por sus padres a casarse o juntarse con adultos en contra de su voluntad

      Entendes maldito pedofilo asqueroso enfermo endemoniado

      #LaPedofiliaNoEsUnaOrientacionSexual

  • Cuando usted escribió este artículo estaba o bien equivocada —en el mejor de los casos— o bien mintiendo para hacerle creer a los lectores que las leyes se ajustan a sus puntos de vista morales.

    Cuando se alcanza la edad de consentimiento sexual, la inmensa mayoría de códigos penales del mundo no hacen restricciones etarias de la pareja sexual. Para que el estupro coexista los códigos penales —y por lo muy general, también la jurisprudencia— exigen que en el consentimiento del acto sexual haya coexistido un engaño, una amenaza, una coerción, un abuso de la posición estatutaria de un encargado del menor (profesor, tutor) o un aprovechamiento de una condición mental. Dicho sea de paso, el estupro generalmente admite solo dolo directo para su condena.

    La relación sexual por sí misma no se considera estupro en casi ningún código penal.

    Entiendo que le preocupen los menores de edad, pero es que precisamente para eso es que existe la edad de consentimiento, para proteger a los menores marcando un punto bajo el cual para el Estado los menores sean intocables. Los adolescentes no son niños, los adolescentes tienen derecho a la sexualidad. El Estado no le puede restringir la libertad a los adolescentes de relacionarse sexualmente, ni tampoco puede restringir esa libertad viva exclusivamente con individuos de un rango etario cercano, porque eso corrompe su autonomía a decidir: cuándo, cómo y realizar el acto.

    Los adolescentes no son niños. A los moralistas les cuesta mucho aceptar eso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.